octubre 19, 2021

Crisis económica y carga genética propician sobrepeso y obesidad: Gabriela Cortés, Nutrióloga

*Es necesario crear conciencia entre los mexicanos de que estos padecimientos son multifactoriales

Aunque el sobrepeso y la obesidad son multifactoriales, se ha identificado que el aspecto económico, que se traduce en una poca capacidad de compra de alimentos de calidad, y el aspecto familiar, cuando se hereda la problemática vía la carga genética, son algunos de los factores más comunes entre las y los mexicanos que sufren dichos padecimientos.

Así lo señaló en entrevista para el Laboratorio de Datos contra la Obesidad (LabDO) la especialista en Nutrición Gabriela Cortés Cavazos, quien mencionó que entre los síntomas y signos de dichas enfermedades se encuentran principalmente el cansancio, el agotamiento, el dolor en las rodillas y la ansiedad.

Respecto a en qué momento se considera que existe obesidad o sobrepeso, precisó que esto es posible advertirlo cuando la personas pesa entre 10 y 15 kilos más, de acuerdo a la estatura que se tenga, además de eso debe considerarse el factor de la edad y si es hombre o mujer, entre otras características. “Lo ideal es tener un peso en proporción a la estatura y conforme al Índice de Masa Corporal que le corresponde”.

El sobrepeso solo se clasifica en uno, explicó la licenciada en Nutrición al señalar que el indicador de Índice de Masa Corporal (IMC) es de entre 20 y 25 puntos, después está la preobesidad, donde el IMC está en un rango de 25 a 29, pero si los niveles ya están arriba de 30 se considera obesidad, padecimiento en el que hay distintos tipos: 1, 2 y 3.

Al referirse a las consecuencias en la salud que esta condición trae consigo, la también especialista en Psicología de la Alimentación comentó que se encuentran principalmente las enfermedades cardiovasculares, así como los niveles de glucosa, colesterol y triglicéridos elevados, así como la prediabetes o diabetes e hígado graso.

“En las embarazadas se puede desarrollar una diabetes gestacional si llegan a su embarazo con sobrepeso o con obesidad”, añadió.

Asimismo, indicó que la alimentación influye para que una persona pueda desarrollar sobrepeso u obesidad. “Generalmente el consumo excesivo de grasas,  carbohidratos, no comer suficientes frutas y verduras durante el día, no tener actividad física al menos 30 minutos diarios, la vida sedentaria y no saber cómo equilibrar un platillo, todo eso puede ocasionar el sobrepeso y la obesidad”.

Otro aspecto –agregó- es la vida tan rápida que llevamos, las personas suelen comer lo primero que encuentran, ya sea porque pasan muchas horas en el trabajo y llegan a casa cansados y ya no quieren cocinar, por lo que toman lo que sea: un cereal, una bolsa de galletas o papitas, y eso también puede provocar que se desarrolle en un futuro el sobrepeso o la obesidad.

Cortés Cavazos recomendó que la alimentación de una persona sea equilibrada, balanceada e incluya verduras y frutas. “Que en el plato de la comida la mitad sea con verduras y la otra mitad que esté distribuida entre proteínas y carbohidratos y consumir agua natural, mínimo dos litros al día”.

“Si se tiene algún antojo a media tarde o a media mañana es recomendable consumir alguna fruta con una porción de almendras o cacahuates y no recurrir a papitas o galletas; para la cena y el desayuno, elegir alimentos ligeros para que durante el día no se tenga pesadez, sueño o cansancio.”, sugirió.

A manera de conclusión la nutrióloga enfatizó la necesidad de crear conciencia de qué es lo que puede pasar en un futuro si se lleva una vida sedentaria y cómo se pueden originar o desarrollar enfermedades cardiovasculares, sobrepeso, obesidad y diabetes.

“En la actualidad se tiende a relacionar la comida con las emociones, los pensamientos y las situaciones cotidianas, por ejemplo, si hay alguna fiesta, en una boda o una fecha importante se celebra con comida. En México tenemos esa cultura y está muy relacionado que veamos a la comida como un premio o un castigo y es importante considerar alternativas que no tengan que ver con la alimentación, porque también de ahí pueden originarse sobrepeso u obesidad; comer alimentos que el cuerpo no necesita y hacerlo solo por un antojo”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *